Una herramienta que se ha vuelto de uso común entre los artistas gráficos es la tableta digitalizadora. Entre las diferentes marcas que hay en el mercado, no queda duda que las que ofrecen la mejor calidad en relación a su costo son las de la empresa Wacom. Por ello, frecuentemente esta marca es citada como un estándar en este tipo de dispositivos, debido a los contínuos avances que presenta, y esta vez no es la excepción, pues con la Inkling, sin duda, Wacoma ha dado un paso adelante en lo que se refiere a esta tecnología, con una premisa muy elemental: para realizar la digitalización no es necesario tener una tableta.

La Inkling consta básicamente de dos elementos: una pluma y un pequeño escaner que se coloca en la parte superior de cualquier libreta de dibujo y que es el que capta todos los movimientos de la pluma mientras se traza en el papel. Posteriormente, el escaner se conecta vía USB a la computadora y los archivos se transfieren, almacenándose en los formatos más comúnmente utilizados. Dos grandes ventajas de este dispositivo son que, por un lado, permite generar layers al momento de estar dibujando y que cuenta con la opción de almacenar los trazos en formato vectorial, si bien se ha presentado como una herramienta para bocetaje y no para trazos finales.

La tableta Inkling se encuentra en el mercado internacional desde septiembre de este año y próximamente se podrá conseguir en México.

> Video de demostración de la Inkling